Una experiencia olfativa...francamente desagradable


No, no huele a rosas precisamente, el que avisa no es traidor, la idea no era mala pero el resultado nefasto. Hacía tiempo que no visitábamos el Museo del Prado y me pareció muy atractivo el título de una de las últimas exposiciones temporales - La esencia de un cuadro, una experiencia olfativa.

La intención era que a través del cuadro El olfato, una obra pintada a cuatro manos por el pintor flamenco Jean Breughel y Rubens, y a través de una serie de aromas ideados por el perfumista Gregorio Sola el visitante pudiera sentir el aroma de las rosas, los lirios o los jazmines que se ven en el cuadro.



El mayor logro de la exposición quizá sea la identificación de algunas de las 80 plantas y flores que aparecen en la obra. Seguramente Breughel aspiraba los aromas de narcisos, rosas, lirios, jazmines o la flor del naranjo. Las flores, eran una de las especialidades de Breughel, uno de los pintores más importantes de su época en este tema, cuando algún cliente se quejaba de la demora en la realización de sus pinturas argumentaba que tenía que esperar el cambio de las estaciones para poder representarlas fidedignamente.

Su pintura preciosista permite observar detalles de las tonalidades de las flores.


El cuadro en cuestión pertenece a un conjunto el de Los 5 sentidos, se trata de una vista de un jardín encargado por la hija de Felipe II Isabel Clara Eugenia, pero también aparecen otros elementos relacionados con el olfato, como el perro sabueso o la civeta, y objetos relacionados con el mundo del perfume, como guantes perfumados, recipientes y alambiques para destilar las esencias.

Rubens pintó la figura alegórica, posiblemente la diosa Venus.


Quiero recomendaros una visita con la cual vuestro sentido del olfato os llevará a descubrir deliciosos aromas, os invito a pasear por laa Rosaleda del Parque del Oeste.

Soy una privilegiada, la Rosaleda está a un tiro de piedra de mi casa y me gusta visitarla con frecuencia y esta primavera está especialmente exultante, me parece un auténtico cuadro, el de más belleza que nos ofrece la Naturaleza y el aroma natural de sus rosales un gran regalo que te transporta no sé a qué mundos fragantes y deliciosos. Aquí oler y disfrutar es gratis. No sé qué extraordinarias relaciones establece nuestro olfato con nuestro cerebro que se regocija en lo natural y se revuelve con el artificio pero nos hace humanos y espero que ninguna máquina pueda sustituir ese don natural.